¿POR QUÉ LOS MADRILEÑOS SON GATOS?

Pero ¿Sabías que tenemos reconocido otro sobrenombre más, además del de "Gato"?
Vamos por partes, en puridad “Gato” no es cualquier habitante de Madrid sino que se conoce por “Gato” a los madrileños de pura cepa, es decir, aquel que tanto él, como sus padres y abuelos son madrileños. Con el tiempo se ha ido perdiendo esta regla, pero así es como se estableció en la tradición madrileña.
Hay tres hipótesis que nos llevan al motivo de este sobrenombre.
La primera se refiere a que el gran número de gatos que habitaban en nuestros tejados del Barrio de los Austrias nos dio el nombre, incluso había un dicho que indicaba que en Madrid no entraban ratas por la gran cantidad de felinos que había en la Villa (tengo mis serias dudas sobre esto).
La segunda alude a que en las puertas de Madrid existía la obligación de pagar una serie de tasas, por lo que era habitual ver a un gran número de habitantes escalando por los muros como felinos para evitar el pago.
La tercera y más extendida, nos lleva al Magerit de 1085, cuando durante el asalto de las tropas de Alfonso VI intentaban arrebatar la Villa del gobierno musulmán. Por lo visto un joven intrépido escaló con gran agilidad por la muralla proporcionando con ello el paso al resto de tropas. Sus compañeros le pusieron el apodo de Gato, y el rey como homenaje a su hazaña, se lo otorgó como apellido. Con el tiempo llegó a ser el apellido más común de la Villa, dándose la situación de que en Madrid había más Gatos que Escarabajos o Muertos (que eran los otros dos apellidos más comunes de la ciudad).
Hoy en día existe aún “el callejón del Gato” que se refiere a Juán Álvarez Gato que fue un poeta descendiente del soldado que con su agilidad le dio su apellido.
Hasta aquí nuestro “gentilicio” más común, pero lo que muchos madrileños no saben, es que la Real Academia de la Lengua nos reconoce otro nombre con el que referirse a los habitantes de Madrid, y no es otro que el de “Ballenato”.
El sobrenombre es más bien una mofa que los habitantes de otras regiones comenzaron a utilizar para referirse a los madrileños.
La leyenda de su origen, cuenta que un comerciante trasladaba su mercancía por el río Manzanares, debido a un accidente, varias de sus tinas de vino cayeron al río y el comerciante comenzó a gritar presa de la desesperación, señalando los toneles con la expresión ¡Una va llena! ¡Una va llena!
Lo ocurrido corrió de boca en boca y cuando llegó a la Villa los habitantes se creyeron que una ballena estaba subiendo por las aguas del río desde el mar.
La credulidad de los habitantes, resultó tan graciosa para otras regiones, que comenzaron a referirse a los madrileños como “Ballenatos” en término de mofa.
Por suerte, ésta ya ha quedado en desuso, pero seguro que si no la conocías te habrá despertado una sonrisa.

Siéntete libre para comentar, compartir e indicar tu parecer.


Aguafuerte de Lorenzo Goñi

Esta entrada queda dedicada a Yolanda Fresno Martinez que hace un tiempo me preguntó por este tema y se lo tenía en deuda.