Calle Montera desde Sol

Sin duda las imágenes de nuestra guerra incivil, nos pesan en el corazón sobremanera, pero cuando las incluimos dentro de nuestra cotidianidad más habitual, se tornan absolutamente desgarradoras. Esta imagen, es un homenaje a todos los parientes que en ambos bandos dieron su vida por un sin sentido absoluto. Ya no se trata de que no se vuelva a repetir, que también, se trata de que aprendamos a cerrar las guerras del pasado, para que no continúen siendo guerras presentes. Se trata de que con lo que ha llovido, seamos capaces de entender que ningún bando gano nada, y ambos bandos lo perdieron todo. 
Medir en una balanza el peso de la sangre o el grado de lo cruento en que se perpetró cualquiera de sus atrocidades, sólo es un reflejo de los complejos que continuamos sin superar.
Espero que lo valoréis o si no sois capaces de hacerlo, que al menos la veáis como un homenaje a todos los caídos. El día que lo consigamos empezáremos a entender que el sufrimiento de nuestros hermanos tiene el mismo peso que el nuestro, exactamente el mismo.
Quien sabe igual algún día nuestro odio prescriba de una vez por todas.


Si alguien conoce el autor e la fotografía antigua, agradecería su comentario para poder incluir su autoría.