MURAL COCKTAIL GRAND LUXE

De vez en cuando, uno, que es dado a meterse en fregados en los que nadie le llama meterse, tiene el lujo de que un “marroncete” se convierta en un auténtico lujo o en una oportunidad inesperada.
Esto es lo que hoy me ha ocurrido, al colaborar con una buena causa como es la campaña de Change.org, que Sonia Prieto y el grupo de Facebook Madrid en Blanco y Negro, habían iniciado ya unos meses atrás, para salvar el mural del principio de la Calle Embajadores. Este mural, necesita ser restaurado, pero desde hace más de doce años, el consistorio parece haber olvidado su promesa de encargarse de su restauración.
Hoy, el  programa "Las claves del día", de Telemadrid se ha ofrecido a hacer un reportaje sobre el tema y dado que vivo cerca, me he pasado a colaborar en lo que pudiera. Esto, que de entrada para los que como yo, no somos duchos en labores televisivas, es un verdadero trago, me ha permitido, por otra parte, conocer en persona a Enrique Cavestany, el creador del mural y una autentica enciclopedia viva de nuestro Madrid y charlar con él prácticamente en exclusiva, durante unos preciosos quince o veinte minutos previos a la entrevista.
Hemos estado hablando de los inicios de aquel precioso mural, que yo no sabía que su verdadero nombre era Cocktail Grand Luxe, como la lata de metal que sale en el mismo mural y que se lo puso en honor a un anuncio de la época.
Yo recordaba cuando lo pintaron en mi niñez, recordaba que cuando tenía ocho años, junto a mi madre y mi abuelo, estuvimos bajo los andamios viendo como trabajaban y lo componían. Él por su parte me ha contado, que el original tenía unos dos metros aproximadamente y lo pintó en su estudio, intentando transmitir el Rastro que ahora recordamos los que hemos tenido el lujo de conocerlo como estaba antaño, como se ve tal cual en el mural. Me ha contado como después hicieron diapositivas, para poder pasar  el original de aquel cuadro mediante estarcidos a unos cartones de unos dos metros de grande, que por cuadrículas, fueron pasando sus líneas principales a la pared haciendo agujeritos en el cartón y marcando las líneas principales de esos trazos maestros introduciendo añil por esos agujeros a la pared, para posteriormente con estas guías de proporciones, poder pintarlo entero.
Al parecer, para hacer el mural, el Ayuntamiento contrató a dos pintores para que lo pintaran, pero Enrique, al enterarse de su experiencia y más aún de los escasos emolumentos que el Ayuntamiento pretendía pagar a los chicos por realizar aquella obra, se ofreció a ser él mismo quién lo pintara con la ayuda de aquellos pintores. El Ayuntamiento le proporcionó una pintura traída de Alemania, la cual debido a su calidad aseguraba la obra prácticamente de por vida, pero aun así, se comprometió a que si pasados veinte años esta se deterioraba, correría con los gastos de restauración, cosa que debió hacer hace ya doce años pues la obra de realizó en Junio de 1983 y hasta la fecha no ha recibido ni el más mínimo cuidado.
He podido admirado, escuchar a Enrique como con el corazón en la garganta y el recuerdo en la mirada, me comentaba lo dolorosos que era para él observar el estado en el que actualmente se encontraba el mural, como le dolía reconocer aún entre los desgastados rostros a algunos amigos, que ya no se encuentran entre nosotros, incluido uno de sus tres hijos, que en el mural aparecen representados sobre una mesa. Como el mural aparte de poseer a un Joaquín Sabina que con abrigo azul, parece caminar por el Rastro con aire señorial, también lleva del brazo a la propia esposa del artista, que ya la pobre, tiene el rostro completamente borrado por el paso del tiempo. Como él mismo, aparece, escondido bajo el toldo de uno de los puestos con melena y una barba más frondosa que la que aún luce, al lado de algunos otros amigos e incluso la cabeza de su propio padre, que surge tras de unos abrigos en un puesto del rastro. Como Lucia, la primera esposa de Sabina posó desnuda para el cuadro y como amigos y familiares se van desgranando por distintas partes del cuadro.
También he tenido el lujo, de escuchar contarme sus tiempos de la Mandragora (de la que fue propietario) y cuya característica entrada verde, aparece también en la parte superior del mural ya prácticamente irreconocible. Como en aquel año del 77 se atrevió a montar aquel negocio que pretendía parecerse a los locales franceses de Jazz de la época del inicio del movimiento hippie.Como en aquellos años, de iniciar una nueva era con el caudillo ya fallecido, se respiraban muchos miedos de cambio por las calles y corrían porrazos grises a la mínima señal de intención de salirse de madre. He podido disfrutar de escuchar como de primera mano me contaba como Joaquín y su recién difunto íntimo amigo Javier (Krahe) le quitaron la caspa al mal llamado concepto del “cantautor” y como con la arrogancia y rebeldía que daba la juventud de aquellos años, sin quererlo, en la Mandragora, fueron y cito más o menos textualmente “la otra cara de la movida madrileña, se convirtieron en los que se movieron y por eso no salieron en la movida foto de la movida”.  Me contaba Enrique con tremendo cariño en sus palabras, como cuando Alaska y todos aquellos “veinteañeros” comenzaron  a reinventar el término Pop  a lo español y a liar la que liaron, ellos ya estaban en la treintena, en otra línea muy distinta y con ganas de cambiar el mundo desde otro enfoque completamente distinto, pero igual de reivindicativo y repleto de intenciones.
Por último, Enrique me ha explicado que el propio Joaquín Sabina, intentó comprar el original del cuadro del que salió el mural, tras encontrarlo en un punto del propio Rastro, que voy a preferir no mencionar, pero que su “dueño” (y lo entrecomillo ya que su verdadero dueño sólo puede ser Enrique como autor o el Ayuntamiento que fue quién pago el trabajo, nadie sabe cómo llegó a manos de un tercero) se pasó tres pueblos al tasarlo y pidió un precio totalmente prohibitivo para la obra y para el momento en el que se trataba.
Bueno, espero que con estas palabras os haya podido transmitir un poco del mágico encuentro, que hoy he disfrutado al lado de este artista Enrique Cavestany para mí ha sido todo un regalazo que no me esperaba que me deparara este día y no podía menos que compartirlo con todos vosotros. 

Por favor. cuando os encontréis delante de estas leyendas vivas de nuestro Madrid, no dejéis nunca de preguntarles, siempre, siempre, sale uno premiado con creces.  Gracias artista. Nos vemos donde sea.

Os dejo el link de la recogida de firmas en Change.org por si queréis colaborar firmándola así como darle toda la publicidad que podáis, para ver si el Ayuntamiento nos hace algo de caso y salva esta maravilla de nuestro Madrid.