Piropo Gran Via.

En Madrid, aunque con el cambio de los usos y costumbres haya caído en desuso, fue durante mucho tiempo cuna del mejor piropo y de la galantería hecha palabra. 
Hoy casi resulta imposible comprender como un hombre podía adular a una mujer a su paso con los ripios y expresiones más castizos e ingeniosos y que esta no se sintiera agredida por ello, pero con el paso de los tiempos y seguramente con la pérdida de la gracia en el que hacer de estos piropos, ha conseguido reducir esta costumbre a casi una ofensa o un ataque de genero machista.
Con esta foto.composición quiero hacer un homenaje a aquel piropo, gracioso, al elegante, al caballeroso que era todo un homenaje verbal a la belleza femenina. 
   

Foto antigua: Catalá Roca. Desconozco el año
Foto moderna: Sergio Moreno 2015.