LOS REYES DESTERRADOS

La historia de hoy trata sobre las estatuas de los reyes que se pueden ver en dos hileras en la Plaza de Oriente. Bueno, de estas y de sus compañeras que se encuentran desperdigadas por los Jardines de Sabatini, el Retiro, el Museo del Ejército e incluso alguna desperdigada por Toledo, Burgos, Logroño e incluso Vitoria. En total son un centenar de estatuas de los soberanos Españoles.
Aunque normalmente se las conozca como las estatuas de los reyes Españoles, lo cierto es que tenemos reyes, emperadores romanos, soberanos del nuevo mundo como Moctezuma y Atahualpa la de algún rey godo que no se ha podido identificar e incluso la del propio Santiago Apóstol que soberano no fue, pero como patrón de España también tiene su presencia.
Pues bien, cuando uno mira estas estatuas tiene la impresión de no ser de muy buena calidad artística, ya que tienen un nivel de acabado bastante poco pulido. Esto a diferencia de lo que algunos han podido pensar al verlas, no se debe a las malas artes de sus escultores, se debe a que fueron creadas para verse desde lejos y por ello no necesitaban un nivel de detalle tan preciso como se esperaría de una estatua pensada para verse a pie de calle.
Las primeras esculturas fueron creadas por orden de Carlos III (algunas se han ido haciendo posteriormente) para decorar las repisas del Palacio Real, pero según cuenta la leyenda, cuando todas estaban terminadas, Isabel de Farnesio comenzó a tener terribles pesadillas en los que un terremoto hacía que se vinieran abajo matandola bajo una pila de mármol. Tal era el miedo que le producían estas pesadillas, que ordenó a su hijo que se dejaran de colocar en las repisas del Palacio.
Tal fue su insistencia, que el rey no tuvo más remedio que ceder ante los caprichos de su mamá, y por ello la mayoría de los reyes Españoles fueron desterrados de palacio de un solo plumazo, por lo que mucho habrán mandado los reyes españoles pero cuando se trata de una madre… no hay reinado que lo supere.
Esto es lo que cuenta la leyenda sobre las mismas, aunque muchos mantienen que no fue tal cual y que simplemente les dió miedo poner tanto peso en aquellas repisas y por eso se decidieron no subirlas. Lo que sí parece verificado es que el 8 de febrero de 1760, Carlos III firmó el decreto que las exiliaba a no ser instaladas en su ubicación primaria, por lo que fuera de un modo o de otro, los reyes quedaron desterrados de Palacio por los restos.
Espero que la próxima vez que paséis por delante de ellas las acompañéis en su frío destierro, nunca tantos reyes se resignaron a vivir acampados a los pies de tan magnífica residencia.
Por último, os propongo un juego para los que queráis participar. Aunque la mayoría de ellas son estatuas masculinas, bien es cierto que seis de todas las que podemos ver en Madrid corresponden a mujeres. Si os apetece os propongo que intentéis encontrarlas (para los que no puedan o quieran, al final de este post, tras la fotografía, os dejaré la solución de donde se encuentran) la lista de las homenajeadas es:
- Bárbara de Braganza.
- María Luisa de Saboya.
- Isabel I de Castilla.
- Sancha I de León.
- Doña Urraca
- Doña Berenguela
Mucha suerte a todos en vuestra búsqueda.

Plaza de Oriente fotografía de E.K. Tenison 1852

Solución al juego:
Bárbara de Braganza y María Luisa de Saboya en la fachada sur del Palacio Real.
Isabel I de Castilla en los jardines de Sabatini.
Sancha I de León en una de las hileras de la Plaza de Oriente.
Doña Urraca y Doña Berenguela en el Parque del Retiro