Calle Princesa.

Si hay algo por lo que me gustan estas ventanas en el tiempo, es por permitirme recuperar parte de la ciudad que ya hemos perdido y traerla a nuestros días con la mayor realidad posible.
Ese es el caso de hoy, en el que con esta ventana en el tiempo recuperamos la ya perdida Iglesia del Buen Suceso, que si bien no la hemos perdido por completo, qué queréis que os diga, ni a la ventana te asomes de la nueva a la antigua, y nunca mejor dicho.

Fotografía antigua 1975 Autor desconocido. Si alguno lo conoce se lo agradecería.
Fotografía nueva 2017 Sergio Moreno

PRINCESA CON ALBERTO AGUILERA

A menudo nos suele ocurrir que a base de repetir un paisaje ante nuestra mirada, tendemos a pensar que este paisaje ha sido casi siempre así, sin embargo con estas ventanas en el tiempo, a veces podemos echar la vista atrás y ver que lo que conocemos así de toda la vida, no hace tanto que tenía un aspecto muy diferente.
Bueno, os dejo que disfrutéis de ella, espero que os guste verla como a mi hacerla.

Fotografía antigua: 1966 Archivo Regional de la Comunidad de Madrid ES 28079 ARCM JOMU0001_000055 (Fuente Madrid.org)
Fotografía actual: Sergio Moreno 2017

¿CÓMO SE LLAMAN LAS PRENDAS DE LOS CHULAPOS?

Hoy es día de ir a la pradera de San Isidro para lucir nuestros vestidos de chulapo y chulapa, pero a ver si por una vez somos capaces de aprender como se llama cada parte y que no se escuche eso de ponte una gorrilla y un pañuelo y ya vas de chulapo.
Veamos cómo se llama cada parte para hablar con propiedad.
Chulapo
Parpusa: Gorra de cuadros de pata de gallo. Aunque el origen del traje de chulapo es un traje de trabajo de diario, hoy ya no lo es, por lo que deberemos llevarla ceñida con gracia y chulería, por favor evitad enroscarla sobre la cabeza.
Safo: Pañuelo blanco anudado en la parte delantera. Se debe anudar simulando un nudo de pañuelo de cuello pero con pañuelo. Los nudos laterales pequeñitos es mejor dejarlos para el disfraz de parisina bohemia. 
Mañosa o chupa: Chaqueta de pata de gallo o de color negro que aunque ya casi no se use, la verdad es que por San Isidro aún es de agradecer poder echarse algo de abrigo.
Gabriel: El Gabriel, es el chaleco que como la parpusa ha de ser de pata de gallo, debe llevar dos pequeños bolsillitos que pueden usarse para guardar el reloj o para descansar los pulgares en la más chulesca pose imaginable.
Babosa: Originalmente así se llamaba a la camisa blanca del chulapo. Esta solía  que solía llevar bordados o adornos en la pechera, pero qué quereis que os diga, hoy en día con llevarla con porte y planchada ya es suficiente.
Los alares: es simplemente el nombre de los pantalones los cuales suelen ser negros
Los calcos: Son los zapatos preferentemente negros y aunque hay quien afirma que deben ser de charol, a mi personalmente, me parece que no lucen nada unos zapatos de charol por la pradera.
y como no algo que no puede fallar, un clavel en la solapa que si ya es regalo o prenda de su chulapa le dará al traje todo el lustre que merece. 
Chulapa.
En cambio el vestido de chulapa aunque mucho más llamativo consta de menos partes, aquí os dejo el detalle.
En la cabeza debe llevar obligatoriamente un pañuelo blanco preferentemente de seda y doblado en pico y bajo él, como manda la tradición, debería adornarlo con tres claveles, rojos para las casadas y blancos para las solteras.
En su cuerpo el Vestido Chiné el cual parte de un precioso volante que se entalla en las corvas y sube ceñido hasta el escote, esté debe ser sugerente pero no excesivo y normalmente es cuadrado, para terminar el vestido las mangas de farol. No hay una coloración fija para el vestido pero por norma general suele ser blanco mezclado con algún color, por lo general rojo, azul o verde.
Mantón de manila. Es una pieza por lo general bastante cara, pero más importante que el dinero que una se quiera gastar en él, lo verdaderamente importante es el arte con el que se lleve. No es una bufanda ni tampoco una pashmina, por lo que de be quedar prendido de ambos brazos y moverse con gracia cuando la chulapa camina.
Para calzarse hoy en día suelen vestir con zapatos negros con más o menos tacón, aunque lo del tacón para ir a la pradera no es nada recomendable, pero en un principio la chulapa solía vestir con la tradicional alpargata de esparto por lo que no tengáis miedo a calzarlas e ir cómodas. 
Pero bueno, dicho todo lo dicho, que el saber no ocupa lugar, lo verdaderamente importante es que vayáis a disfrutar de nuestro patrón y que luzcáis con todo vuestro lustre el orgullo de ser madrileño o madridado que eso es lo que más necesita cualquier porte castizo. 


PLAZA DEL CONDE DE MIRANDA.

Esta plaza toma el título del Conde de Miranda ya que en ella se encontraba el Palacio de Cárdenas que era propiedad de dicho noble y la cual se conocía en la Villa como la Casa de los Salvajes, por las dos impresionantes figuras de piedra que enlucían su entrada.
Hoy por desgracia dicha casa ya no podemos disfrutarla ya que desapareció durante el siglo XX, pero hay una leyenda muy pintoresca que está relacionada con este lugar y la cual sí que ha llegado a nuestros días.
Cuanta la leyenda que por la zona solía vender biblias una señora, la cual se hizo muy popular en la villa ya que corría el rumor por la comarca que quien compraba sus biblias poseería el don de ser dichoso para el resto de sus días.
Obviamente una superstición como esta provocó que rápidamente el precio de las Biblias de la señora se pusiera por las nubes, y como contrapartida, como pasa en este país siempre que a alguien le marcha bien, también sale alguien dispuesto a tirar por tierra la raíz de sus bienes, por lo que no tardó tampoco mucho en llegar el rumor de que aquella señora era una bruja y sus biblias realmente estaban malditas. Hubo quien más allá aún comenzó a hacer la bola cada vez más grande indicando que las biblias estaban forradas con la piel de los niños muertos que la propia señora se encargaba de arrancar de los cadáveres en el cementerio.
Aquello ya fuera cierto o no, resultaba escandaloso y obviamente provocó que la Santa Inquisición, que tenía de Santa lo que yo de holandés, acudiera a la citada plaza para apresar a la vendedora.
No sabemos muy bien qué ocurrió en el juicio, ni si las biblias estaban malditas o eran maravillosas, pero lo que sí está claro es que no se volvió a saber nada, ni de la señora, ni de sus biblias, por lo que esperamos que no llegara a sufrir demasiado en manos de aquella inquisición con tan mal juicio como peor benevolencia.  


Plaza del Conde de Miranda (Fuente es.hoteles)

ESCAPARATE GRAN VÍA

La verdad es que ya le tenía ganas a esta ventana en el tiempo, no ponerme en la piel del gran Catalá Roca, que también, aunque ni a la ventana te asomes entre la calidad del maestro y la mía, ni tampoco por ser de las más perfectas que he hecho, que no es ni mucho menos la de mayor calidad que he hecho como bien salta a la vista. Pero qué queréis que os diga, siempre le he tenido un cariño especial a este fotón del grande entre los grandes de la fotografía urbana madrileña y ya sea por el prte de la dama, por la calidad de la fotografía o por el que llevo más de un año detrás de ella, el caso es que aquí os la dejo. Espero que os guste también un poquito.
Fotografía antigua: Catalá Roca 1950
Fotografía moderna: Sergio Moreno 2017