LA FUENTE DE NEPTUNO.

Ayer hablábamos de la Fuente de la Cibeles que es sin duda la fuente más bonita y valorada de la ciudad de Madrid, pero sin duda no se puede hablar de la Cibeles sin hablar hoy de su hermana, la fuente de Neptuno.
Esta también fue diseñada por Ventura Rodriguez y creada en una primera parte por Juan Pascual de Mena quien no pudo acabarla ya que falleció y terminó su trabajo entre otros artesanos su discípulo José Arias.
La construcción se inició en 1777 y se terminó en 1786, para la mayoría de los madrileños se encuentra en la Plaza de Neptuno pero lo cierto es que esta plaza no se llama así, sino que responde al nombre de Plaza de Canovas del Castillo. Se encuentra en su centro  pero en un inicio se hallaba en el extremo del Prado y se encontraba mirando a su hermana la Cibeles, al igual que ésta, también se encontraba a ras del suelo.
Durante toda su vida la fuente ha sufrido una gran variedad de desperfectos lo que la han llevado a tener que sufrir diversas reformas y reparaciones
En 1842 se restauraron un brazo, tres dedos y las paletas de una rueda.
En 1898 al moverla al centro de la plaza, se limpió todo el conjunto y se restituyeron algunas piezas perdidas.
En 1914  le robaron su tridente de brillante bronce y el Ayuntamiento se vio obligado a cambiárselo por uno de hierro para evitar futuras tentaciones.
En 1936 durante la guerra, tanto ella como su hermana se vieron sepultadas bajo una gran pila de sacos de arena con el fin de protegerla, pero que al retirarlos la dejaron con algún daño menor.
En 1969 se añadió un segundo pilón a la fuente
En 1982 se cambiaron dos dedos de cada uno de sus pies así como una parte de su pierna derecha, todos los dedos de la mano izquierda,  y  varias piezas del carro y de los caballos.
Con todo ello parece que de la fuente primaria ya quedan pocas partes que no hayan sido cambiadas.
Por último, en 1995 se restauró una pala de las ruedas que estaba rota así como otros desperfectos menores, se realizó una limpieza general, se renovó el ajardinamiento exterior y se impermeabilizó el vaso.
Como curiosidad, os contaré que en 2012 durante una manifestación, su agua se tiñó de rojo al echar en ella, los sindicalistas algún producto para teñirla. Por último, para terminar con una sonrisa, durante la guerra algún madrileño con nuestra sorna característica, y cansado del hambre que asolaba la ciudad, decidió colgarle un cartel de su cuello el cual rezaba “Dadme de comer o quitarme el tenedor”.


Siéntete libre para comentar, compartir e indicar tu parecer.

Fuente de Neptuno.
Fotografía propia

El Dios del mar con su Tridente de hierro.
Fotografía propia

La Fuente de Neptuno ha sido testigo de los últimos triunfos del Atletico de Madrid.

La fuente de Neptuno siendo desenterrada tras la Guerra Civil.
(Fuente colchoneros.com)