MADRID Y SUS MADRILEÑOS.

Ya llevamos hablado un poco sobre Madrid y sus diferentes costumbres pero en cambio le hemos dedicado poco a los madrileños, a los habitantes que han dado vida, color y dinamismo a esta ciudad, y es que, sin duda gracias a sus habitantes, Madrid se ha convertido en lo que es hoy en día.
Pero si hay un momento en que los madrileños toman su protagonismo y se hacen los principales protagonistas de la ciudad es en el siglo de la ilustración. En él surgen unos guetos o "tribus" bastante diferenciados y los cuales cada uno en su forma y manera, aportaban su granito de arena a forjar nuestra personalidad como actual pueblo. Alguno fueron la consecución o desenlace de un momento de nuestra historia, pero todos ellos han dejado huella en los madrileños de hoy en día. El orden que os marco es totalmente aleatorio y no guarda ningún orden cronológico ni de importancia 
Vamos a comenzar por los Chisperos, por aquello de que ya hablamos de ellos en La Casa de Tócame RoqueEstos chisperos eran muy trabajadores, deslenguados y algo propensos a la riña y al enfrentamiento. Sus casas se solían aglutinar en la zona de Barquillo y Hortaleza, que por aquel entonces era la zona norte de Madrid. Su nombre viene dado de que muchos de ellos trabajaban el metal en la forja y de las chispas de su profesión y su temperamento explosivo, les vino el nombre de chisperos.
Los segundos eran los Manolos los cuales se reunían principalmente en el barrio de Lavapiés. Son los antecesores de los chulapos y chulapas y su nombre viene originado de que en este barrio vivía la antigua judería de Madrid y estos tenían la costumbre de llamar Manuel a su primer hijo, de ahí que se les concediera el nombre de Manolos y Manolas, por la gran afluencia de este nombre en el barrio en el que habitaban. Sus oficios, eran principalmente artesanos como carpinteros, alfareros y comerciantes. Ellas en cambio eran más bien, floristas y cigarreras. De carácter menos trabajador que los Chisperos, en cambio sí que mantenían un cierto carácter explosivo con cierta tendencia a la riña, es más, algunos relatos mantenían que sus féminas acostumbraban a llevar una navaja en la liga, con la que hacer frente al más mínimo imprevisto que se presentase.
El tercero son los Petimetres, que eran los menos abundantes y que solían vestir y comportase con las modas de Paris, de hecho su nombre viene derivado de la expresión francesa Petit Maitre. Eran lo que hoy en día sería un metrosexual y estaban más tiempo pendientes de la moda del momento y de su aspecto actual que de cualquier otra cosa. No estaban para nada bien vistos entre los dos anteriores grupos mencionados.
Por último, no podían faltar los Majos y Majas. Su barrio de influencia sin ninguna duda era el Barrio de Maravillas, y al igual que los Petimetres, también eran muy cuidadosos de su aspecto, pero con un aire muy diferente de estos. Tanto hombre como mujeres solían llevar coleta, la cual encerraban en una redecilla, normalmente negra. Cuidaban tanto su aspecto que la alta sociedad madrileña terminó por imitar su aspecto cuidado y lleno de bordados. Al igual que los Manolos sus oficios eran básicamente artesanales y su chulería era más medida que la de estos, aunque era muchísimo más irónica y afilada.
Los majos aparecen por primera vez en el Diccionario de Autoridades (1734). En él aparecen definidos como “El hombre que afecta guapeza y valentía en sus acciones y palabras”
Espero que con estas pinceladas, os podáis hacer una idea de cómo era la población madrileña, igual reconocéis algunos de vuestros caracteres en su idiosincrasia, pues no cabe duda que gran parte de los tópicos que nos refieren, vienen dados de sus costumbres y modos de comportarse.

Siéntete libre para comentar, compartir e indicar tu parecer.

Manola Madrileña 
(fuente todocolección,net)

Manolo madrileño. Lámina del Siglo XIX.

Cuadro representación de Manolita Malasaña con la típica vestimenta de las majas. 

Maja Madrileña 
(fuente todocoleccion.net)

Cuadro de Goya quién, sin ninguna duda, fue el mayor pintor de los Majos y Majas madrileños.