NOS VAMOS A LAS CARRERAS.

El cuatro de mayo de 1941 se inauguraba en Madrid el hipódromo de la zarzuela, pero lo que muchos madrileños desconocen, es que anteriormente existió otro hipódromo en Madrid y éste estaba, ni más, ni menos, que en el paseo de la Castellana.
Este hipódromo de la Castellana estuvo activo desde el 31 de enero de 1878 hasta 1933, fecha en que cerró sus puertas y comenzó su demolición para la ampliación del ensanche de la Castellana, el cual, a pesar de que tenía unas gradas desmontables, entorpecía enormemente el desarrollo de la arteria madrileña al toparse directamente contra el hipódromo. Su ubicación exacta es donde actualmente se encuentran los Nuevos Ministerios, los cuales se edificaron en la superficie que dejó el antiguo hipódromo.
Aquél era el lugar más deseado para lucir palmito entre la aristocracia y la burguesía Madrileña, por lo que no era raro ver entre sus visitantes a lo más laureado de la corte y de la realeza, quienes en su mayoría, acudían más por la pomposidad de los eventos, que por un interés real en las carreras de caballos a la que la mayoría ni siquiera seguían.


Siéntete libre para comentar, compartir e indicar tu parecer.

Hipódromo de la Castellana con lo más granado del Madrid de la época

Hipódromo de las Castellana, al fondo puede verse el Palacio Nacional de las Artes (1905)

Vista aérea del Hipódromo (1930).

 Palco de autoridades del Hipódromo.

La Infanta María Teresa de Borbón de visita al hipódromo (1910)

Vista aérea de Madrid, en la mitad, más o menos, se ve como el Paseo de la Castellana detiene su ascenso ante la presencia del hipódromo.

Cualquier idea es buena para ver al caballo ganador, aunque las señoras parecen tener un interés distinto al de los caballeros. 

 Fotografías del archivo de ABC.