LA ESTATUA DE LOS CUATRO GENIOS.

En medio de la plaza de Oriente, frente al maravilloso Palacio Real, se encuentra una de las estatuas más maravillosas que se puedan encontrar en Madrid. Se trata de la escultura ecuestre de Felipe IV
Lo que hace esta estatua tan increíble no es tanto su belleza y majestuosidad, que posee a raudales. Lo que lo hace tan especial es su complejidad técnica para la época en que fue realizada 1640, ya que se trata de la primera escultura de un caballo que descansa únicamente sobre sus cuartos traseros.
Hasta entonces nadie había conseguido lograr tal hazaña dado que el peso del bronce hacía imposible el lograr el equilibrio necesario y o bien se quebraban las patas, o bien la escultura terminaba en el suelo.
Esta escultura es obra de Pietro Tacca quién la elaboró a raíz de dos diseños del propio Velázquez y quién comenzó el diseño en la postura de “al paso”, como se solía hacer en la época con el caballo apoyado por tres de sus patas, pero tuvo el bueno de Pietro la suerte de contar con un asesor un tanto especial, quién encontró la manera de conseguirlo. Dicho asesor no fue otro que el propio Galileo Galilei, quién tras distintos estudios se le ocurrió la idea de realizar la escultora en dos partes. Primero la partes trasera del caballo la cuál es totalmente maciza y después la parte delantera, la cual es hueca y permite balancear el peso global de la escultura. Después interiormente unió el pecho del caballo con una barra de hierro que se dividía en tres uniéndose a las patas traseras del animal y a su cola la cual si nos fijamos también se apoya sobre el suelo dándole un contrapeso adicional por detrás de la escultura.
Por último el busto del Rey fue realizado en barro por Juan Martínez Montañés, cuya participación unida a la de los otros tres artistas han logrado que esta obra de arte haya llegado a nuestros días como la Escultura de los cuatro genios.
La estatua no fue inaugurada oficialmente hasta el 17 de noviembre de 1843, un año antes de que la plaza de Oriente tuviera decidido su actual diseño.

A los que desconocierais su secreto seguro que la próxima vez que paseéis por allí la miráis con otros ojos.

Siéntete libre para comentar, compartir e indicar tu parecer.

Estatua de Felipe IV
(fuente Teringa.net)

Cuadro de Velazquez que sirvió de Diseño
Museo del Prado

 Detalle Frontal

Retrato del Juan Martínez Montañés esculpiendo la cabeza del Rey 
Museo del Prado

Escultura vista posteriormente, se aprecia la importancia de la cola en su equilibrio.