LA CASA CORDERO.

Seguro que alguna vez habéis comido en el McDonald's de la calle Mayor o habéis jugado de críos en los recreativos de al lado ¿Pero conocéis la leyenda de este edificio?
Pues bien, este edificio se llama Cordero, en recuerdo de su primer propietario el cual según algunas versiones consiguió el edificio de manera poco usual.
Cuenta la leyenda que cuando se creó la lotería esta no era más que un mero método de recaudar dinero paralelo a los impuestos que ya existían (bueno como ahora más o menos). Éste consistía en una combinación numérica prácticamente imposible de que tocara, la cual daba al ganador una importante suma de dinero que atraía a los incautos a dejarse sus ahorros ante la posibilidad de conseguir tal botín.
Pues bien, el mencionado Santiago Cordero, en un ataque de suerte desmesurada, acertó dicha combinación y desde el gobierno de la reina Isabel II, al verse en el brete de tener que pagar un premio que hubiera quebrado las ya maltrechas arcas públicas, le ofrecieron la propiedad de este lujoso edificio, como alternativa al pago de dicho premio, bueno realmente le ofrecieron el solar del convento que recientemente se había demolido, para que él, a cargo de las arcas públicas, edificase allí lo que quisiera.
Ésta es una de las hipótesis, otra es que cobró el premio y simplemente compró el solar en el que había estado un convento y construyó el edificio con el dinero del mismo, pero esta es menos romántica y nos deja sin una anécdota que al menos a mí me parece bien divertida aunque es muy probable que no sea cierta.
Fuera como fuese la anécdota del premio, lo cierto es que la casa fue diseñada por Juan José Sánchez Pescador en 1842 y en un inicio se dedicó casi en exclusiva al uso de viviendas, cosa que era poco habitual en la época y que seguramente la convirtió en el primer edificio de viviendas de Madrid.
Después y hasta 1954 se alquiló la primera planta integra al Gran Bazar de la Unión, que era un bazar muy famoso de la época, por sus económicos precios, seguramente fue el primer gran bazar de Madrid en el que se fijaba un precio bajo de inicio exento de regateo, en vez de inflar un poco el precio para que los madrileños desarrollaran sus artes negociadoras.
En el edificio también estuvo albergado desde 1875 el Café Comercio, el cuál más tarde pasaría a ser el célebre Café Lisboa.
También este edifico vivió el inicio de la telefonía, ya que desde 1887 hasta 1926, se instauró en él, el llamado kiosko del teléfono, que fue la primera central telefónica comercial de Madrid.
Por último, por desgracia tenemos que terminar con la más fatídica anécdota que ha vivido el edificio, y es que el 13 de septiembre de 1974 la banda terrorista ETA mediante una bomba colocada en otra cafetería del edificio asesinó a 13 personas e hirió a más de setenta, en el que se conocería como el atentado de la Calle del Correo.
Fuera como fuese la leyenda sobre su inicio, y omitiendo la catástrofe del atentado, no me negaréis que el edificio ha sido toda una revolución de nuestra ciudad.

 Siéntete libre para comentar, compartir e indicar tu parecer.


Imagenes propias 2017.