FRASES Y REFRANES DE MADRID (Parte 21)

Vamos a retomar nuestro recopilatorio de frases nacidas o usadas en Madrid, que ya llevaba un tiempo sin sacar una nueva parte.
En esta ocasión vamos con…
Ir cagando leches. Normalmente se usa esta expresión para aludir a alguien que va con mucha prisa, pero lo que mucha gente no sabe, es que la expresión es totalmente literal ya que se refiere a que antiguamente los lecheros acudían a Madrid con sus burros cargados de cántaros de leches y lo hacían a toda velocidad, con la intención de poder llegar a todos los hogares para que no faltara leche en el desayuno de nadie. Entre que con las prisas se derramaba parte de la leche y que los animalitos no saben de prisas a la hora de hacer sus necesidades, al final era habitual ver como un rastro de la mezcla de ambas materias quedaba esparcida a su paso, por lo que de ahí el origen de la expresión.
Esto está de Lope. Aunque es una expresión en clara decadencia, algunos miembros de la Castizosfera, como los amigos de Podcastizo, David Botello de “El Punto sobre la Historia” o “Esto es otra Historia”, Lorenzo Gallardo también del citado programa y otros muchos proyectos, y yo mismo, queremos reivindicar y volver a traer a nuestros días esta expresión. La misma comenzó a usarse en Madrid como indicativo de que algo era de muy alta calidad, en comparación con las obras de Don Lope de Vega, las cuales eran siempre de una altísima calidad y al que no se le conoció borrón alguno en su carrera. Así que ya sabéis, cuando queráis decir que algo este muy bien, recordad, la expresión más castiza es decir que esto está de Lope.
Para terminar con el recopilatorio de hoy vamos a recordar una coplilla y la historia que le dio origen, que seguro que para los que no la conozcáis os resultará graciosa.
A mitad del siglo XIX se colocaron en Madrid los primeros urinarios públicos en la recién restaurada Puerta del Sol. Dado que los usuarios acostumbraban a miccionar a su antojo sin que nadie les dijera donde, no se hacía mucho uso de ellos, por lo que para eviar el mencionado desuso el Duque de Sesto decidió poner una multa a los viandantes que decidieran evacuar en la calle sin hacer uso de los urinarios, y como ya ocurriera con Quevedo en el anterior intento de coacción de la calle del codo que os conté en su día, al día siguiente apareció una coplilla por Madrid contra los nuevos urinarios instalados. La coplilla decía:

Este monumento infesto
se debe al Duque de Sesto
 ¡¡Dos reales por mear!!
¡¡Caray qué caro sale esto!!
Cuanto querrá por cagar
el señor Duque de Sesto

No me negaréis que no guarda su gracia la coplilla...
Y bueno como siempre para terminar, aquí os dejo el resto de entradas por si alguno no las ha visto todavía o quiere recordarlas.


Imagen de los urinarios de la Puerta del Sol. (Fuente Ediciones La Librería).