EXPOSICIÓN LA MODA ROMÁNTICA (MUSEO DEL ROMANTICISMO)

Ayer, por una de esas grandes oportunidades que me brinda dedicar algo de tiempo al amor por mi ciudad, tuve el enorme privilegio de poder asistir al preestreno de esta exposición que hoy os traigo.
Y es que desde hoy día 25 de octubre de 2016, con una impresionante puesta en escena, el Museo del Romanticismo en colaboración con el Museo del Traje CIPE (otra visita de obligado cumplimiento), están exponiendo una preciosa representación de la historia de la moda romántica. Y digo representación y no exposición a sabiendas de que esta composición va mucho más allá de una mera visualización de vestidos. El Museo del Romanticismo ha conseguido romper las murallas del tiempo y te traslada a épocas ya pasadas de la mano de la evolución de la ropa, te permite volar con tu imaginación y sentirte dentro de un salón de baile de la época, viviendo las emociones e incluso las intenciones de conquista, con las que sus engalanadas protagonistas recorrían aquellas estancias, o impregnarte del correr de una moda que ya por aquel entonces tenía un peso específico dentro de nuestra sociedad. Te permite trasladarte hasta sentirte parte de la escena por completo y es que si ya de por sí es un auténtico lujo el poder contemplar tan preciosa selección de ropajes, verlos ambientados de la forma en la que está hecho es una auténtica maravilla.
Yo ayer además tuve el privilegio de recorrer la exposición acompañado del comisario de la exposición Don Eloy  Martínez de la Pera Celada, quien con su pasión por lo que hace, cosa que se nota a raudales en cualquiera de sus intervenciones, nos regaló un momento absolutamente mágico, con una deliciosa explicación del motivo de selección de cada ropaje, de la composición, sentido e historia de cada modelo y el motivo de su inclusión, pero aunque no podáis disfrutar de tan mágico momento os aseguro que la visita merece mucho la pena.
De verdad, si andáis perdidos paseando por la ciudad, o si queréis disfrutar de una exposición realmente interesante, no dejáis de pasaros por el Museo del Romanticismo. Os aseguro que no os decepcionará nunca, y menos aún durante lo que dure esta exposición.
Para los que por motivo de movilidad (única excusa permitida) no podáis visitarla, aquí os dejo una selección de fotografías que realicé ayer durante mi visita.