SAN FRANCISCO EL GRANDE

A veces estas ventanas en el tiempo, parecen no cambiar demasiado o mimetizar a la perfección, dos eras con casi un siglo de diferencia, sin resultarnos demasiado chocantes a la vista. Sin embargo en ellas se reflejan muchos detalles que tanto antes como ahora hubieran sido totalmente reveladores y que a mi personalmente me encantan.
Me encanta ese cartel de Mecano que hoy se perdería entre la frondosidad de la arboleda.
Me encanta esa dotación del SAMUR que cuanta falta hubiera hecho en aquel 1920, tan carente de estos beneficios asumidos como habituales en nuestros días.
Me encanta esa hilera de edificios que se ha mantenido inalterable con el paso de los años, bueno, todos menos el más proximo a la basílica, que en la fotografía original aún no existía.
Me encanta ver como ese Audi, parece rodar sobre los adoquines alineados por las vías del tranvía, y como bajo los hilos eléctricos, parece echarse a un lado para recoger a este viandante que hace casi cien años hacía este recorrido, quién sabe en dirección a donde.
Y como no, me encantan esos señores tan elegantemente ataviados, muestrario de una clase y de un porte, que lamentablemente se ha perdido sin remisión.
Espero que a vosotros también os guste y le saquéis muchísimos más detalles.

Fotografía antigua 1927 Antonio Passaporte Archivo Loty Fuente F.P.H.
Fotografía moderna 2015 Sergio Moreno