FRASES Y REFRANES DE MADRID (parte 8)

Continuamos con otra entrega de nuestra recopilación de frases madrileñas. Como siempre al final os añadiré el enlace a las anteriores por si alguno no las pudo ver en su día.

Hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo. Esta expresión siempre se ha entendido que se refería al clima, y en ella nos avisaba de guardar prudencia para no meter el abrigo en el armario hasta el 10 de junio, ya que hasta esa fecha son habituales en Madrid chaparrones y días de frío.
Sin embargo, hay quienes mantienen que dicha expresión no tiene nada que ver con el clima, y se refiere a un exitoso burdel que existía en Madrid (posiblemente por la calle Montera) y que respondía a ese nombre “40 de Mayo”. Según se mantiene en esta teoría con ello se quería indicar a los que no eran de Madrid, que no se quitaran la ropa hasta llegar a este burdel, pues era el de más calidad. No he encontrado demasiados datos al respecto, pero me ha parecido tan curiosa la anécdota que aquí os la dejo.
Eres más agarrao que un chotis. Posiblemente sea la frase más castiza que podamos encontrar, con ella se hace una semejanza entre lo junto que la chulapa y el chulapo bailan nuestro baile regional por excelencia y el término “agarrao” que se refiere concretamente a lo que le cuesta a un individuo concreto gastar su dinero o invitar a sus amigos.
Hay gente pa tó. Esta expresión seguro que se ha venido usando desde hace muchos años y que su procedencia es posible que no sea ni si quiera madrileña, pero la incluyo en esta recopilación al respecto de esta famosa anécdota.
Una tarde fueron presentados en una terrza de la Plaza de Santa Ana el insigne filósofo José Ortega y Gasset y el afamado torero “El Gallo”. Este último que andaba sobrado de valor pero no se estudios pregunto a Don José que a qué se dedicaba, y este con su consabida educación y respeto le indico que era filosofo. “El Gallo” no entendía muy bien a qué se estaba refiriendo por lo que le contesto un célebre “Filo… qué, Ozu!!! hay gente pa tó” y de ahí la referencia de la expresión a la ciudad de Madrid.
Aquí hay gato encerrado. Esta frase nos viene a indicar que algo guarda un misterio o mantiene más sustancia de la que aparenta a simple vista.
El origen de la misma data del siglo XVI cuando se le llamaba “gato” a la bolsa que se anudaba en la cintura para guardar el dinero, ya que era la piel de este animal la que muchos se veían obligados a usar. Los madrileños solían guardar dicha bolsa entre los ropajes y por eso entre los ladrones comenzó a usarse la expresión “Aquí hay gato encerrado” para referirse a aquella persona que se sospechaba que llevaba una gran bolsa escondida.