LA BIBLIOTECA NACIONAL

El paseo de Recoletos es sin duda el jardín público, más antiguo de Madrid. 
Va desde la plaza de Cibeles a la plaza de Colón y forma junto al paseo del Prado y a la Castellana la columna vertebral de nuestra ciudad en su estado actual.
Debe su nombre a un famoso convento de agustinos recoletos que se hallaba en el siglo XVII y que tenía el pintoresco nombre de Convento Copacabana.
En el solar de lo que entonces era dicho convento, hoy se erige para orgullo de nuestra lengua la biblioteca nacional, donde desde su fundación en 1895, tienen el honor de conservar un ejemplar de todos y cada uno de los libros que se escriben en nuestro país. Aún continúa vigente esta norma con el Deposito Legal, por la que cualquier escritor al registrar su obra está obligado a entregar un ejemplar en depósito para la Biblioteca Nacional.
En ella a día de hoy se conservan más de 26 millones de libros y es con mucho una de las joyas de nuestra ciudad a la que habitualmente no se le da la importancia y majestuosidad que debiera. En ella se conservan por ejemplo el texto original del Cantar del Mio Cid, la primera edición del Quijote, dos códices de Leonardo da Vinci, un códice de la divina Comedia de Dante o un manuscrito con la minúscula letra de Borges que fue adquirida en una subasta por 19.000 libras esterlinas y que la manía del escritor de destruir sus hojas manuscritas la ha convertido en una rareza extremadamente valiosa.
Desde aquí nuestro pequeño homenaje del día a este paseo y a la Biblioteca Nacional cuya labor de conservación de nuestra lengua y nuestro legado escrito no estará nunca suficientemente reconocido.
Mi recomendación, visitarla, es un lujo de nuestra ciudad.



Fotos propias año 2015.

Convento Copacabana de los agustinos recoletos

Paseo de Recoletos con dos carriles para coches y uno central para los carruajes.