"VISITA G"

Seguro que alguna vez te has preguntado qué significa esa placa de cerámica con el texto “Visita G” acompañado de un número de Manzana que puede verse en algunos portales de la zona centro de Madrid.
Pues bien, estos letreros corresponden a la Visita General de la Regalía de Aposento, y no era más que un sofisticadísimo y confuso sistema de registro de los edificios y las casas que lo componían, con el fin de facilitar la recaudación de impuestos el sistema comenzó a utilizarse en 1750. El sistema aunque fue diseñado por Zenón de Somodevilla y Bengoechea, más conocido por su título el Marques de la Ensenada al ponerse en marcha el 22 de octubre de 1749 su Registro y Planimetría de la Villa,  parecía ideado más bien por un loco, ya que a groso modo, correspondía en dar un número a cada manzana y dándole también un número a cada casa. El problema es que la numeración de los edificios daba la vuelta a la manzana, por lo que podrías encontrar el número 1 de una calle y enfrente otro número 1 que podía corresponder a otra manzana o encontrarte hasta cinco calles con el mismo nombre. Para liarlo aún más, por si ya no era poco, y dado que como decimos se trataba de un sistema para el cobro de impuestos, había vecinos que tapiaban sus puertas abriéndolas por otro lado de la calle con el fin de despistar al cobrador que venía a reclamar el pago de los impuestos.
El sistema se usó hasta el 10 de marzo de 1835 en que Joaquin Vizcaino y Martinez Soles  más conocido por su título el marques viudo de Pontejos, que por aquél entonces era corregidor de Madrid y también fue el creador de la primera caja de ahorros y monte de piedad de Madrid (Lo que degeneraría en la actual Bankia), estableció el sistema de numeración por manzanas. En un principio los números eran todos correlativos hasta el final de la calle y cuando esta llegaba a su fin, volvía por la otra acera hasta volver al principio, por lo que el primer y último número de la calla se encontraban delante uno del otro.
Pero en una segunda revisión se decidió establecer los pares a la derecha y los impares a la izquierda partiendo desde la puerta del sol, dejándose la numeración de las plazas para 1860 en una última revisión del sistema en la que además se cambió el nombre de unas 240 calles, convirtiendo el callejero de Madrid en un legado histórico de la política, las personalidades y costumbres de nuestra ciudad.
Pero ojo no todas las placas que a día de hoy podemos ver están en edificios anteriores a 1835, suponemos que por nostalgia o por desconocimiento de si era necesario mantener aquellas placas, lo cierto es que podemos encontrar edificios posteriores a dicha fecha que han conservado la baldosa de Visita G que presidía el anterior edificio. Sea por el motivo que sea, continuará despertando el interés de los viandantes que continúen sin saber a qué corresponden estas baldosas.

Siéntete libre para comentar, compartir e indicar tu parecer.


Ejemplo de una manzana con la placa de Visita G en la Calle Manzana.

Otro ejemplo con cuatro placas

Marques de La Ensenada


Estatua del Marques viudo de Pontejos en la plaza de las Descalzas.