MESÓN DE PAREDES

De la Plaza de Tirso de Molina hasta la Ronda de Valencia, desciende una calle estrecha y empinada que recibe el nombre de Mesón de Paredes. Ésta calle es bastante antigua, ya en algunos planos del siglo XVIII venía marcada su ubicación.
Aunque no está del todo claro cuál es la teoría real de a qué debe su nombre, os voy a contar una de ella, que si bien es cierto que no puedo asegurar que sea la real, si es cierto que es al menos la más divertida de todas las que conozco.
La historia viene de cuando en el lugar aún no existía la calle, en ella se habían levantado una serie de pensiones y mesones que atendían al extrarradio de la entonces Villa, pero era una zona de paso o de punto de parada antes de entrar a la villa .
Uno de estos locales era propiedad de un tal José María Perez, manchego para más señas y de su linda esposa, de cuya fidelidad no estaba el marido del todo seguro. El pobre marido, que según citan las malas lenguas, sus motivos tenía, no podía soportar los celos que por su mujer sufría y por eso la espiaba a todas horas aprovechando para fisgarla en cuanto esta entraba en alguna habitación por los huecos y resquicios que entre los muros de su mesón quedaban por la deficiente construcción de la época.
Los vecinos cansados de verle fisgando, lo comenzaron a llamar con el sobrenombre de "El Paredes", y al final se quedó el nombre a la calle por como conocían los lugareños al santo comercio del celoso de José María, “El Mesón de Paredes”
Como decimos esta anécdota aparte de resultar bastante cómica, no está abalada por ningún escrito que nos de la seguridad de ser la real, pero lo que sí que es verídico es que en esta calle, en el número dos para ser más concretos, nació José de Churriguera, una de las representaciones más brillantes del Barroco Español y autor entre otras muchas obras de maravillas como la iglesia de San Cayetano, el retablo mayor de la Iglesia de las calatravas o el Palacio de Goyeneche de Madrid.
Feliz paseo vecinos.

Siéntete libre para comentar, compartir e indicar tu parecer.

Corrala de Mesón de Paredes 1935

Placa de La calle Mesón de Paredes nº 2.

Fachada de la Iglesia de San Cayetano obra de José Benito Churriguera.





6 comentarios:

  1. Muy interesante. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  2. En dicha calle se ubicaba la Inclusa, y hasta la década de los sesenta era todavía visible el torno donde se depositaban los bebes abandonados por su madres.

    ResponderEliminar
  3. Nos encanta Nube!!

    ResponderEliminar
  4. El sándwich es una comida a modo de tentempié o aperitivo en España y la comida que se
    suele hacer a diario típica de la gastronomía inglesa. Aunque en la actualidad hay muchas
    y diversas variedades, consiste básicamente en 2 rebanadas de pan entre las cuales se
    colocan algunos alimentos tales como carne, queso, fiambres y hortalizas, aderezados con
    condimentos, salsas y otros acompañantes al gusto del consumidor.
    Cuenta la tradición más extendida que el sándwich data del siglo XVIII, cuando el noble y
    diplomático británico John Montagu (1718-1792), IV conde de Sandwich, estuvo 24 horas
    seguidas jugando una partida de cartas, a las que era muy aficionado, y sus criados le
    prepararon este alimento que podía comer con una mano mientras jugaba.
    Según esta tradición el hecho ocurrió mientras Lord Sandwich participaba en las negociaciones
    del Tratado de Aquisgrán (1748), que puso fin a la Guerra de Sucesión Austríaca que
    enfrentó a Francia y Gran Bretaña y sus respectivos aliados desde 1740. Sea o no sea
    cierto, en el ayuntamiento de está ciudad alemana cuelga un retrato del Conde de Sandwich
    en memoria de aquello.
    Pero es que en España el sándwich se conocía desde siempre como emparedado y en el origen
    de esta denominación es donde entra en juego el popular Barrio de Lavapiés de Madrid.
    La Calle del Mesón de Paredes, entre la Plaza de Tirso de Molina y la Ronda de Valencia,
    recibe este nombre, según Pedro de Répide, porque en ella se ubicaba la posada más espaciosa
    que había en las inmediaciones de la Villa de Madrid,
    Era propiedad de Simón Miguel Paredes y a su muerte pasó, junto con algunos terrenos
    colindantes, a sus hijos Juan de Paredes, Fernando de Paredes e Iván de Paredes, los 3
    regidores de la villa por el estado de los Caballeros, pues está documentado que Juan de
    Paredes era guardia de Juan II, rey de Castilla entre 1406 y 1454.
    La mesonera de Paredes preparaba unas viandas para que los viajeros de las postas de
    Andalucía pudieran comer algo en el camino. Para ello, tomaba una hogaza de pan tierno,
    le quitaba la parte superior y entre la miga mezclaba carnes picadas con fiambres y otros
    aderezos. Después volvía a poner la ‘boina’ de pan para cubrir el relleno. Todavía en
    algunos partes de Mallorca se hace de este modo en la actualidad en celebraciones y
    festejos familiares.
    A este alimento para el camino se le llamó ‘emparedado’ por la dueña del Mesón de Paredes,
    que estaba al principio de la calle que lleva su nombre, el más cercano a la Calle del
    Duque de Alba. El tramo inferior de la actual vía se nombra como Calle de los Cabestreros
    en el plano de Pedro Texeira de 1656.
    Así que el sándwich o emparedado se inventó en el castizo Barrio de Lavapiés de la Villa
    de Madrid, a finales del siglo XIV o principios del siglo XV, más de 3 siglos antes del
    nacimiento del IV Conde de Sandwich.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí señor, el emparedado es tataratataratatarabuelo del extranjero sandwich.

      Eliminar