UN ESPEJO QUE NO REFLEJA.

Al lado de la Plaza de Isabel II, Opera para la mayoría, se levanta una de las calles más tranquilas del centro de Madrid, en ella existen tres detalles que nos llevan a otra época de nuestra ciudad y que nos hacen conservar parte de nuestro legado con un sosiego impropio de un lugar tan concurrido.
El primero de ellos, no es otra que una placa que nos retrotrae al Madrid de 1777 cuando en el número uno de la misma, vivía a los treinta años, un ya adulto Goya. Pasear por estas calles y pensar en Don Francisco recorriendo su serpenteante sendero camino del palacio Real se hace mucho más actual, bajo el clima de tranquilidad y encanto que aún conserva esta calle.
El segundo de ellos, es una fuente de piedra que a mitad de camino se mantiene resistente al paso del tiempo, se encuentra casi por sorpresa en tu paseo. La fuente aparece allí en un recodo como si fuera un mero elemento ornamental, pero que aportan al viandante y al vecino un momento de calma y refresco en su continuo caminar in rumbo.
El tercero, es un trozo de unos dos metros y medio, de la antigua muralla de Madrid, que continúa levantada en este punto a la altura del número catorce de la calle.
Pero si hay una anécdota que esta calle mantiene actual en nuestros días, no es otro que el de su nombre.
Lo curioso de su nombre y de la placa de azulejos que en ella se muestra, no es otro que el dato de que en verdad es un error de traducción.
La calle debe su nombre a una torre de vigilancia que existía en este punto, en la época en que los árabes ocupaban Magerit. Estas torres de vigilancia tenían el nombre de speculas. Más tarde cuando ya sus días en la capital pasaron a mejor vida, se tradujo el nombre por speculo, que en latín significa mirador o espejo, de ahí que se haya mantenido incorrectamente el nombre de espejo para la calle, cuando no es para nada el reflejo de su verdadero significado. Quién sabe si nos estaríamos hablando de la calle de la Atalaya o de la calle del Torreón si este error de traducción, no se hubiera mantenido en todos nuestros callejeros. 
Siéntete libre para comentar, compartir e indicar tu parecer.



Fotos propias